PeaceWorks

Menu

El punto de vista de Julián Ovalle

El sillón que ACOOC facilitó en el marco del Primer Encuentro de Agenda Joven del Huila buscó hacer una relación entre el derecho a la objeción de conciencia y las diversas perspectivas de paz que propusieron los y las participantes de la discusión.

A manera de apertura, y con el propósito de brindar un marco de contexto de diálogo colectivo, se proyectó el video Militarización en Colombia producido por ACOOC. Esta herramienta pedagógica ubicó la importancia del servicio militar obligatorio en el contexto de conflicto armado y militarización del territorio colombiano enclavado en una dinámica de militarización global.

A partir de la información que brindó el video y de la información que los participantes del sillón disponían sobre el derecho a la objeción de conciencia, Julián hizo una introducción temática partiendo desde aspectos claves de su historia personal y avanzando a la presentación de información jurídica que circunscribe a la objeción de conciencia en el ámbito del derecho, de un derecho de carácter individual que ha sido reconocido a nivel constitucional en Colombia a través de las sentencias C-728/09 y T-455/14.

En este momento del Sillón se desarrolló la dinámica del Barómetro, ejercicio invita a los y las participantes a tomar posición de si o no frente a situaciones dilema. Después de pararnos de nuestras sillas, y ante la presentación de situaciones dilema de la vida real en donde algunos jóvenes tomaron decisiones reales, los participantes del grupo tomaron decisiones ante si o no basados en argumentos reflexivos enriquecidos por la lectura del contexto del departamento del Huila.

La escucha activa y abierta en el seno de un diálogo y compartir de argumentos, y en menor medida de opiniones, fue el escenario propicio para que algunas participantes incluso cambiaran de su posición inicial a lo largo del ejercicio.

Luego de dialogar sobre la objeción de conciencia como derecho y estrategia de transformación social, la orientación del diálogo viró hacia la relación de este con la paz. Justo después de sentarnos de nuevo en nuestras sillas Julián interrogó por las nociones de paz a los y las participantes, las respuestas se fueron haciendo más elaboradas con el tiempo y la escucha, iniciando con la noción de “algo que los colombianos no conocemos” y transitando hacia identificar dimensiones de un concepto inacabable y en todo caso relacional.

Al final del diálogo, y en medio de una diversidad cultural riquísima, la visión colectiva de paz se puede caracterizar como la relación armónica de las dimensiones individual, colectiva y “ecogoblal”. En cuanto a la dimensión individual los participantes hicieron referencia a la importancia de la armonía con el cuerpo y las expresiones y prácticas espirituales. En referencia a la dimensión colectiva se identificaron retos importantes en la consecución de una paz con justicia social, lo que fue asociado a la garantía de derechos humanos, cese del conflicto armado, reconocimiento de la diversidad, y la participación juvenil. En tanto la participación resultó una problemática privilegiada en el diálogo, los participantes hicieron referencias críticas y constructivas a la política pública de juventud departamental. A pesar de la conciencia crítica que tienen las participantes y que en general reportan problemas estructurales, pareciera ser que los escenarios de participación propiciados por la política pública son concebidos como escenarios de inclusión y visibilización de la población joven, así como escenarios de formación valiosos para los y las jóvenes que apuestan por la transformación social de sus realidades. La tercera dimensión, la “ecoglobal” que fue así denominada así por Julián a partir del relato de una de las participantes indígena Nasa, se refirió al reto que tiene la especie humana en seguir construyendo comunidad humana entendiendo que hay un planeta con “recursos” (que no son recursos sino expresiones de vida) finitos, la paz también fue enunciada como una relación armónica entre las distintas expresiones de vida en el planeta.

En continuidad con el diálogo sobre objeción de conciencia Julián y algunos participantes resaltaron antecedentes de trabajo de movilización social que trasladan a la objeción de conciencia al ámbito de alternativa/apuesta colectiva de transformación del militarismo. A manera de cierre, y desde el reconocimiento de las noción construida en grupo ACOOC habló de su postura colectiva en la que la paz es un concepto historicista y difícil de aprehender, y ofreció para la reflexión la perspectiva conceptual y ética de la noviolencia, perspectiva que parte del reconocimiento de los conflictos y que invita a construir activamente formas alternativas a la violencia para afrontarlos.

Finalmente es relevante señalar que las apuestas del movimiento antimilitarista de objeción de conciencia en Colombia eran conocidas por algunas personas participantes, fueron referenciadas las acciones de denuncia e intervención de las detenciones arbitrarias con fines de reclutamiento conocidas coloquialmente como “batidas” y la apuesta amplia de promover un Servicio Social para la Paz como una alternativa concreta de transformación social en el marco del post acuerdo con las insurgencias.

 

Julián Ovalle, Bogotá 2015

PWsidaJulián